Ir al contenido principal

Tenga cuidado con el landmarkismo.

Actualmente está viva una controversia muy seria con respecto a la salvación y el evangelio. Algunos predicadores han estado propagando la idea de que, si usted no es bautizado por un cristiano, y sobre todo, por un cristiano fiel, entonces no es salvo. Ellos afirman que el "cristiano fiel" representa un "elemento esencial" en el plan de salvación. De allí que, si una persona no es bautizada por un miembro de una de las iglesias de Cristo que tales predicadores reconocen como fieles, entonces el pecador no puede ser salvo. Como lo dijera Isaí Urbina Montoya, hablando acerca de quienes pueden efectuar un bautismo válido, dijo, "solamente los miembros de la iglesia de Cristo están autorizados" (Consideraciones para una respuesta a la pregunta, ¿importa quién bautiza?", pág. 15). Afirmó, incluso, que el pecador "debe buscar a un legítimo cristiano" para que lo bautice (Ibíd., pág. 16). El predicador guatemalteco José Antonio Fariñas, con una serie de preguntas, implica que es parte de la voluntad de Dios ser bautizados por un cristiano. Él dice, "¿importa quien bautiza? La respuesta esta en la Biblia. El Etíope fue Bautizado por Felipe, Cornelio fue Bautizado o por Pablo o por Silas. Lidia fue Bautizada por Pablo. Saulo fue Bautizado por Ananias. ¿donde esta el Ejemplo para hacerlo diferente? ¿donde el Mandamiento para hacerlo diferente? ¿donde hay una conclusion lógica para hacerlo diferente? Tengamos cuidado respetemos la Voluntad del Señor, en Su Palabra. Claro esta: hablo con cristianos. Saludos mis hnos. firme en la fe una vez dada  los santos. Judas 3". Es evidente que, Fariñas cree y enseña que, ser bautizados por un cristiano, es "mandamiento" de Dios. Por su parte, Miguel Rocha, abonando a la enseñanza de José Fariñas, declara de manera pontificia, "¡Si importa quien bautiza!", y fundamenta su argumento con el texto de la gran comisión en Mateo 28. También Fernando Mata, quien se había proclamado como "la última línea de defensa de la iglesia de Cristo", declaró, "¿Qué debe HACER el pecador para que sus PECADOS LE SEAN PERDONADOS?". Y el mismo responde, diciendo que debe ser "bautizado en agua POR UN CRISTIANO". Pero, Jesús Gutiérrez, recientemente ha ido más lejos con esta doctrina falsa, diciendo incluso que, aquellos que fueron bautizados en iglesias de Cristo con prácticas o doctrinas "liberales" (sobre el institucionalismo y la Iglesia Patrocinadora), no son verdaderos cristianos, y necesitan ser rebautizados en una iglesia con los estándares doctrinales donde él predica. He aquí lo que dice:


No obstante, y aunque esto sea novedoso entre predicadores que son miembros en alguna iglesia de Cristo, la realidad es que esta herejía no es nada nueva. Desde un punto de vista teológico, a esta herejía se le conoce como "landmarkismo". Esta herejía está presente en diversos movimientos sectarios, pero es bien conocida entre la denominación bautista. El landmarkismo es producto de una serie de teorías que se fueron haciendo populares entre los bautistas. Primero, se formuló la llamada "teoría sucecionista", por medio de la cual, se pretende identificar a ciertos movimientos religiosos del pasado, como los "paido-bautsitas" con los bautistas modernos. Sin embargo, esta teoría es aun más radical y sostiene que la Iglesia Bautista se remonta a los tiempos apostólicosEllos fijan distintas fechas para el comienzo de la Iglesia Bautista, como la predicación de Juan el Bautista, el ministerio de Jesús o el día de Pentecostés,  y así, por toda la  historia, hasta los tiempos actuales. Dicha genealogía religiosa es representada como sigue: Siglo I, época apostólica; siglo II, Montanistas; siglo III, Novacianos; siglo IV, Donatistas; siglo V, Paulicianos; siglo XII, Petrobrucianos; siglo XII, Valdenses, siglo XVI, Anabaptistas; siglo XVII, Bautistas. G. H. Orchard, publicó en 1838, un libro llamado, "Una concisa historia de los bautistas extranjeros", donde dijo haber comprobado, sin duda, "que la Iglesia Bautista ha existido desde el Pentecostés hasta este periodo moderno".

  

La "teoría sucecionista" se popularizó entre los Bautistas gracias a la obra llamada “The Trail of Blood” de J.M Carroll, publicada en 1931. Esta obra es una serie de conferencias dadas por Carroll en muchas iglesias antes de su publicación. Se difundió rápidamente en Estados Unidos y fue traducida al español por J. M. Rodriguez; publicada por la junta de Publicaciones de Argentina en 1946 con el nombre, “El rastro de Sangre”. Este libro trae una interesante gráfica que va mostrando como los Bautistas, desde la época de Juan el Bautista, han sufrido persecuciones por ser la “Iglesia verdadera”.


No obstante, dichas teorías no se quedaron allí, pues con el paso de los años, se fueron radicalizando más y más, hasta que dio a luz el "landmarkismo". El término landmarkismo proviene de la publicación de un folleto de James M. Pendleton titulado, "An Old Landmark Re-Set" (“Un antiguo lindero re-ubicado”), en alusión al versículo de Proverbios 22:28, que dice en la versión King James, "Remove not the ancient landmark, which thy fathers have set". ("No muevas el lindero antiguo que pusieron tus padres"/LBLA)

El movimiento fue una reacción al progresismo religioso de principios de siglo.​ Cuando surgió, sus defensores afirmaban que era un retorno a lo que los bautistas habían creído previamente, mientras que los estudiosos han afirmado desde entonces que fue "un cambio importante".​ En 1859, la Convención Bautista del Sur aprobó varias resoluciones en las que acusaba a los principales partidarios del landmarkismo de retirarse gradualmente de su asociación "para formar sus propias iglesias y asociaciones, y crear una tradición bautista landmarkista independiente."; por lo que, en nuestros días, no es extraño que, dicha filosofía religiosa, sea incluso denunciada por muchos bautistas. 

¿Qué hay, entonces, con respecto a aquellos predicadores que en el principio he mencionado? Que su landmarkismo, es evidente y sumamente radical, al grado de afirmar que, la salvación de una persona, está condicionada a ser bautizada por "un cristiano fiel". Si la persona no es bautizada, "por un cristiano", o por "un cristiano fiel", o en una "iglesia de Cristo" que ellos reconozcan con "sana doctrina", entonces no es salvo, y no es reconocido como hermano en Cristo.

Como vemos, esta doctrina tiene como propósito enseñar que el perdón de pecados DEPENDE de quien bautice. Es decir, "el bautizador cristiano" se convierte y funciona, según esta falsa doctrina, en instrumento y medio para Dios otorgar o conceder el PERDÓN DE PECADOS al pecador. ¡Increíble! ¿Verdad? Ya el perdón de pecados no está fundamentado "en el nombre de Jesucristo" (Hechos 2:38) sino en ser sumergido en agua por las manos de un cristiano.

EL LANDMARKISMO DESAFIADO.  

Una de las maneras en que el landmarkismo de estos predicadores errados es expuesto, es solicitando la "lista de nombres" que ha participado en esa cadena de bautizadores cristianos que inicia en los apóstoles y llega hasta ellos. Si es mandamiento de Dios que el pecador sea bautizado por un cristiano fiel, entonces esa lista debe existir. ¿Existe? ¡Desde luego que no! Sin embargo, los promotores de este nuevo plan de salvación, tienen algunas falacias para intentar evadir este desafío.

Mientras dialogaba con un hermano confundido, sobre la cuestión del bautizador cristiano; y haciendo referencia a la “lista histórica” de bautizadores, él me retó a que yo aceptara la “lista de papas” que la Iglesia Romana presume para probar la llamada “sucesión apostólica”. Él me dijo que, si yo quería una “lista”, que allí estaba esa. Desde luego, la falacia salta a la vista. O hay que ser muy mal intencionado, o muy falto de entendimiento para aceptar tan peculiar argumento. Aquí señalo los errores de este argumento errado.

El truco de la evasión.

En primer lugar, quien argumenta así, está evadiendo su responsabilidad de probar que su contención sobre el bautizador cristiano como requisito de salvación, es históricamente sostenible. Si no lo es, entonces dicho requisito no solo es imposible de ser siempre obedecido, sino que, en tal caso, no es otra cosa que un escrúpulo, una ley inventada por una mala comprensión de las Escrituras.

¿Y tu lista?

En segundo lugar, la lista de bautizadores es tan necesaria, como lo es la lista de papas. La razón por la cual la Iglesia Católica tiene una lista de papas, responde a su necesidad de probar su teología sobre “la sucesión apostólica”. Si se afirma que Pedro fue el primer papa, es decir, el vicario de Cristo en la tierra, el jefe de la Iglesia, se sigue que, para que hoy la Iglesia Romana reclame autoridad, necesita una sucesión de papas, partiendo de Pedro, hasta nuestros días. En el sitio web, “Catolic.net”, dice: “hemos visto… que Jesús escogió a Simón-Pedro para que él fuera la piedra y tuviera las llaves del Reino. Ahora me preguntas, ¿cómo es que el Papa actual, tiene el mismo poder que Pedro? La respuesta a esta pregunta es, que este poder fue transmitido a los papas a través de la historia.” (P. Daniel Gognon, omi | Fuente: Libro No todo el que dice Señor Señor). ¿Leyó con atención? La lista de papas es necesaria, vital y obligatoria para poder probar la pretendida autoridad del papa actual, y así, de la Iglesia Romana. Pero, el problema es que ellos tienen su lista, ¿y la lista de los bautizadores, en la que se presume haber participado, y así, heredado la autoridad para efectuar un bautismo válido? Ya conocemos que los católicos tienen su lista, ¿y la tuya? ¡La lista de papas no prueba la lista de bautizadores! Si usted acepta esa lista de papas como legítima e históricamente correcta, ¡todavía falta probar la vuestra! ¿La tienen? Y si no, ¿qué pasa con su pretendida participación en una lista de bautizadores inexistente? ¿Qué hay de su presunción, por la que dicen que tienen la autoridad para efectuar un bautismo eficaz? Dicen que fueron bautizados por un "cristiano fiel", pero para que esto sea cierto, el que les bautizó, debió ser bautizado por un cristiano fiel, y así sucesivamente hasta los apóstoles. Reitero, los católicos tienen su lista, ¿y la suya? ¡Todavía la estamos esperando!

Como vemos, el argumento de la lista papal, en realidad es una distracción para evitar la vergüenza de reconocer que, el argumento de la lista, es irrefutable. ¿Tendrán la lista los hermanos escrupulosos, que afirman el bautizador cristiano como requisito de salvación? Si la tuviesen, ya la hubieran mostrado, pero su evasión, y su silencio, prueba lo errado de su posición. ¿Cuántos más se dejarán embaucar por la sofistería de los tales?

¿Y LOS NOMBRES? ¿DÓNDE ESTÁN?

Los que niegan la suficiencia del plan de salvación revelado en el Nuevo Testamento, afirmando que "un bautizador que sea cristiano fiel es requisito de salvación", son "arbitrarios" en su razonamiento. En otras palabras, los que contienden por "un bautizador que sea cristiano fiel como requisito de salvación", lo hacen por mero capricho, y no por razones lógicas, ni bíblicas, ni mucho menos históricas. Al actuar así, obran de manera "autoritaria", presumiendo de una supuesta autoridad, y de una "genealogía de bautizadores" inexistente. Presumen ser parte de un "pedigrí" al que no pueden referir, ni mucho menos presentar pruebas de su existencia.

¿Hasta cuándo dejarán de parlotear, y presentarán las pruebas de la calidad que dicen tener? ¿Hasta cuándo nos presentarán la lista de nombres, comenzando con Felipe, y luego con otro, hasta llegar a uno de ellos? ¿Hasta cuando presentarán las pruebas de que ellos han "cumplido" con su caprichosa teología? Tantas cosas que han dicho, tantas falsas representaciones que han realizado, tantas calumnias y mentiras que han declarado o que han hecho circular, pero NUNCA tienen la decencia y la honorabilidad de presentar la evidencia de que ellos han hecho lo que tanto defienden. 

Si alguno de ellos pretende discutir este asunto, antes que lo haga, PRESENTE SU GENEALOGÍA BAUTISMAL QUE LLEGA HASTA LOS APÓSTOLES, y si no, pues entonces que guarde silencio. Ya veremos cuántos son consecuentes con sus propios escrúpulos.

El BAUTIZADOR CRISTIANO - ¿UNA ENTIDAD ABSTRACTA?

Todo cristiano que bautiza es una persona, y como tal, existe, es real. Tiene nombre y apellido, abarca espacio y tiempo, y ejerce fuerza y energía cuando bautiza. El cristiano que bautiza no es un ser metafísico. Por eso, si es requisito de salvación ser bautizados por un cristiano, todo bautizador debe presentar la evidencia de haber sido bautizado por un cristiano, y así de manera ascendente e histórica. ¡Nadie fue bautizado por un fantasma! Sino por una persona concreta y real, con nombre y apellido. Por ejemplo, si preguntamos al etíope, ¿quién te bautizó? Él nos dirá que fue “Felipe, el evangelista”, y por la evidencia histórica que tenemos en el libro de Hechos, sabemos que, efectivamente, fue bautizado por Felipe, el evangelista, quien también fue uno de los siete que sirvieron a las mesas en la iglesia de Cristo que estaba en Jerusalén. Por la historia, sabemos que era un hombre de buen testimonio, lleno del Espíritu Santo y de sabiduría (Hechos 6:3). Sabemos que los apóstoles mismos oraron por él y le impusieron las manos (Hechos 6:6). ¿Quién podría dudar de la calidad espiritual de aquel que bautizó al etíope? Pero, ¿qué evidencia histórica presentan sobre sus bautizadores aquellos que dicen que “es requisito de salvación ser bautizado por un cristiano fiel”? ¿Pueden al menos probar que el tal es cristiano? No basta con decir que lo es, sino que, debe cumplir con todos los requisitos cumplidos para ser cristiano, siendo uno de los cuales, según se cree, el haber sido bautizado por un cristiano fiel. Pero el cumplimiento de este requisito, exige que se presente la lista de nombres en los que corroboremos que uno fue bautizado por otro, y este por otro, hasta llegar a alguno de los apóstoles. Esto no es un capricho, ni una trampa, es el efecto mismo de tal doctrina. ¿Existe esa lista? Si cristianos existen, ¡la lista debe existir! Pero si la lista no existe, solamente hay dos opciones: O no existen cristianos hoy, o dicho requisito es un mero disparate.

¿QUIÉNES CUMPLEN CON LO QUE LLAMAN "EJEMPLO BÍBLICO", 

CON RESPECTO AL BAUTIZADOR?

Con toda convicción, algunos están gritando a los cuatro vientos que, "el ejemplo bíblico demanda que el pecador sea bautizado por un cristiano fiel", y si no es así, entonces no es salvo. Si tal idea es verdad, entonces hoy en día NADIE puede ser salvo, porque nadie puede demostrar que ha sido bautizado por uno, que fue bautizado por otro, hasta llegar a los apóstoles. Si NADIE puede probar que ha sido bautizado por un cristiano fiel, el cual es cristiano porque fue bautizado por otro que era también cristiano fiel, y así hasta llegar a los apóstoles, entonces NADIE HA CUMPLIDO CON LO QUE ELLOS LLAMAN "EJEMPLO BÍBLICO".

Pero si alguien dice que sí es cristiano, porque fue bautizado por un cristiano fiel, el cual fue bautizado por otro cristiano fiel y así hasta llegar a los apóstoles, pero no lo PRUEBA, entonces se engaña a sí mismo. No es salvo y está perdido mientras no COMPRUEBE que es parte de una genealogía de bautizadores fieles que llega hasta los apóstoles. No debería de demorar en presentar las pruebas. Ahora mismo las presenten, o que dejen de andar hablando falsedades, y se conformen con el evangelio de Cristo, y dejen el "pedigrí"  de bautizadores que no existe. Adelante, los que vociferan tanto, les reto a presentar las pruebas. ¿Lo harán? Pueden burlarse, o despotricar lo que quieran, pero si no presentan las pruebas, entonces su pretensión y su doctrina son falsas.

¿POR QUIÉN FUE USTED BAUTIZADO?

No es cosa extraña que los hombres pongan su confianza en otros hombres. Esta tendencia común fue reprobada por Dios (cfr. Jeremías 17:5; Salmo 146:3; Isaías 2:22), pero aún sigue en el corazón de muchos. Esto se ve hoy en día cuando alguien pregunta, "¿Por quién fue usted bautizado?". ¿Cómo responde usted? ¿Es relevante esa información, sobre todo, para su salvación? Es increíble como tantos creen que sí. Tal idea se expresa de varias maneras, entre las cuales he escuchado las siguientes:

  • "Para ser salvo, usted debe ser bautizado por un miembro de la iglesia de Cristo".
  • "El pecador puede ser salvo, solamente si es bautizado por un cristiano".
  • "Si el hombre no es sumergido en agua por un cristiano, entonces no será salvo"
  • "El que creyere y fuere bautizado, será salvo... No obstante, solo será salvo si es sumergido en agua por las manos de un cristiano".

Aunque en otras oportunidades ya hemos mostrado que dichas ideas no son soportadas por ningún texto bíblico, pero, lo más grave del asunto, es que, quienes tienen esas ideas equivocadas, han puesto su salvación en "manos" del hombre.  Cada vez que alguien se acerca a mí, y me pregunta, ¿Quién lo  bautizó? No puedo sentir otra cosa sino lástima y compasión. Es triste escuchar palabras de creyentes que, en lugar de poner su fe en la persona correcta, es decir, en Jesucristo, dejan su fe depositada en hombres tan débiles como ellos. En hombres tan necesitados de Dios como ellos. Mis hermanos, es necesario recordar las palabras que Pedro dijo a Cornelio, cuando éste se inclinó ante él, "Levántate, pues yo mismo también soy hombre" (Hechos 10:26). Cuando Juan, el apóstol, hizo lo mismo ante un ángel de Dios, el ser celestial le dijo, "Mira, no lo hagas; porque yo soy consiervo tuyo, de tus hermanos los profetas, y de los que guardan las palabras de este libro. Adora a Dios" (Apocalipsis 22:9). Mis amados, no debemos rendir nuestro destino eterno ante los hombres. No debemos dar esa gloria a ellos, sino a Dios. ¿Qué manos estuvieron clavadas a la cruz? ¿Las de aquel que te sumerge en agua, o las del Hijo de Dios? 

Mi amado hermano, cuando usted fue bautizado, y puso su fe en el evangelio de Cristo, lo creyó de todo corazón, confesó al Señor como el Hijo de Dios, y arrepentido fue bautizado para el perdón de sus pecados, no debe pensar, ni poquito, que usted fue salvo por haber sido bautizado por ese "hermano" a quien usted ama en el Señor. No debe pensar, ni por tantito, que su salvación fue posible por haber sido bautizado por "un miembro de la iglesia de Cristo más fiel de la región". Usted debe poner "los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios" (Hebreos 12:2). 

¿Por quién fui yo bautizado? Comentando Juan 4:2, mi buen hermano en Cristo, Bill H. Reeves, comentó lo que bien puede ser la respuesta correcta a esa pregunta: "La eficacia del bautismo no depende del bautizador, sino del corazón (el entendimiento y la voluntad) del bautizado. Se puede decir, pues, que todos los que se bautizan de acuerdo con la instrucción de Jesús son bautizados por Él. El bautismo bíblico no es, pues, una obra de la justicia humana (como el calvinismo enseña) sino una obra de Cristo"Entonces, "a él sea gloria en la iglesia en Cristo Jesús por todas las edades, por los siglos de los siglos. Amén." (Efesios 3:21)

AUTORIDAD PARA BAUTIZAR

Son un gran contraste las palabras de Juan el bautista al decir, "el que me envió a bautizar" (Juan 1.33), con las palabras de Pablo, quien dijo, "no me envió Cristo a bautizar" (1 Corintios 1.17). Este contraste nos dice algunas cosas interesantes con respecto a quién goza de la autoridad para bautizar hoy en día.

¿Por qué Dios envió directamente a Juan a bautizar, y por otro lado Pablo dijo que él no había sido enviado a bautizar? ¿Era necesario ser sumergido en agua por Juan, y no así por Pablo? 

La razón por la cual era necesario que Juan bautizara con sus propias manos, se debe a que, él tenía que introducir al Cristo. Él mismo dijo, en relación con su comisión de bautizar, "Sobre quien veas descender el Espíritu y que permanece sobre él, ése es el que bautiza con el Espíritu Santo" (Juan 1:33). Como vemos, era necesario que Juan bautizara, para que fuese manifestado aquel que era el Hijo de Dios. La deidad de Jesús sería evidente precisamente en el momento de Juan sumergirlo en agua. Y así fue (Juan 1:34). Juan pudo dar testimonio de que Jesús es el Hijo de Dios, porque, al momento de bautizarlo, ese fue el testimonio del Padre celestial (Mateo 3:16-17).

Por otro lado, ¿era necesario ser bautizados por Pablo? Él mismo implica que no, diciendo a los corintios, "Doy gracias a Dios de que a ninguno de vosotros he bautizado" (1 Corintios 1:14). ¿Quién bautizó a los Corintios? Lo interesante es que Pablo da gracias de que él no fue quien los bautizó a todos. Pablo entendía que, aunque trabajando bajo la gran comisión de Mateo 28:19, no era necesario que él bautizara con sus propias manos. Esta actitud de Pablo, es la misma que tuvieron los otros apóstoles. Pedro, por ejemplo, cuando el mismo Dios confirmó que Cornelio y los suyos podían ser bautizados, no tomó la iniciativa para bautizarlos, ni tampoco les dijo que era necesario que él los bautizara con sus propias manos. Más bien, "mandó bautizarles" (Hechos 10:48). Incluso, aún aquellos que sí bautizaron con sus propias manos, tampoco dieron entender que la salvación dependía de que ellos les bautizaran con sus propias manos. Felipe dijo al etíope, "Si crees de todo corazón, bien puedes" (Hechos 8:37). En la pregunta del africano, se hace evidente lo que Felipe le predicó, al él preguntar, "¿qué impide que yo sea bautizado?" (Hechos 8:36). Él no dijo, ¿qué impide que yo sea bautizado por ti? O ¿Qué impide que me bautices? O algo parecido en donde se implique la necesaria y vital acción de Felipe. 

Hoy en día muchos hermanos equivocados se atribuyen la "autoridad", no solo para bautizar, sino para efectuar un bautismo válido, como si la salvación dependiera que ellos, o alguien con sus características espirituales bauticen. Esa presunción no es bíblica, sino sectaria. Los mormones así lo creen. Los católicos también. Los adventistas así lo manifiestan y algunos bautistas. Desde luego, cada cristiano puede bautizar, pero es un error suponer que, si el pecador que ha creído en Cristo como el Hijo de Dios, se ha arrepentido de sus pecados, ha confesado de corazón su fe en Cristo como el Hijo de Dios, tenga que ser bautizado por un cristiano para ser salvo. Cuando los cristianos predicamos el evangelio, desde luego, bautizaremos, pero cuando el evangelio llega a las personas, y ellos quieren obedecerlo, no habiendo un cristiano que los sumerja en agua, el poder de Dios para la salvación tendrá efectos positivos, aunque no sea usted, estimado hermano, quien lo bautice en agua. ¿Es usted Juan el bautista, o es usted Pablo?

Es verdad que en todos los casos de bautismos en el Nuevo Testamento, todos los que bautizan a otros son cristianos fieles. También es verdad que todo cristiano puede bautizar. Si en un dado caso, no hay cristianos, pero el pecador ha aprendido el evangelio bíblico, y quiere ser bautizado, cualquier persona lo puede bautizar, y así él será salvo. Esto es lo que no entienden algunos, creyendo que ellos han participado en una cadena de bautizados que llega hasta los apóstoles. Eso no lo pueden probar, por lo que, el "principio" que ellos han inventado, ni ellos mismos lo pueden cumplir. Al hacer eso, ellos adulteran el evangelio. La verdad bíblica, es que el bautizado no invalida, ni valida el bautismo de quien obedece el evangelio de Cristo.

Ahora, aunque es verdad que todos los bautismos que leemos en el Nuevo Testamento fueron efectuados por cristianos fieles, ¿siempre fue así? ¿No había cristianos infieles? ¡Abundaban! Las cartas a los Gálatas y a los Corintios son evidencia de ello. ¿Qué fue de aquellos que fueron bautizados por los tales? Nadie puede argumentar que fueron bautizados por "cristianos fieles", sino por personas que se habían desviado de la doctrina de Cristo, por aquellos que habían caído de la gracia de Dios, por aquellos que estaban tomando la cena del Señor indignamente, por aquellos que defraudaban a sus hermanos, por aquellos que practicaban la inmoralidad, o las contiendas y disensiones; por carnales o hasta por falsos maestros. Judas declaró, "Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina.” Como es evidente, un predicador puede ser miembro de una iglesia local y llámese “cristiano”, y no haber sido realmente convertido, o ser un falso maestro. ¿No cree usted que esos falsos hermanos y hasta herejes habrían bautizado bíblicamente a algunos? Siempre habrá falsos maestros entre el pueblo, así como falsos hermanos (Gálatas 2:4); y así, el "landmarkismo" queda destruido, siendo una mera pretensión, un sueño, una ilusión, un error.

¡ME REBAUTIZO!

Entre los creyentes de este plan de salvación adulterado, algunos dicen que, están dispuestos a "rebautizarse" al saber que, quien los bautizó no era cristiano fiel. Pero, ¿cómo podrán comprobar que, el que los rebautizará, fue bautizado por un cristiano fiel, y este por otro, y así hasta llegar a los apóstoles? Si en esa línea hay un "cristiano infiel", entonces la línea pura ¡deja de ser pura! Y así, no podrá rebautizarse hasta no encontrar una "línea pura" de "bautizadores cristianos fieles". Esta mentalidad es mortal, y deja a la persona separada de los beneficios de la sangre de Cristo, y del poder del evangelio (Romanos 1:16). Es una blasfemia en contra de Dios. 

EL ARGUMENTO DE LA EXCEPCIÓN

No hace mucho un hermano que sostiene que "el cristiano fiel" es "esencial para la salvación" como lo es el "agua" en el bautismo; me indicó que existen "excepciones a la regla", y que, dicha "excepción a la regla", confirma la regla. No obstante, este es un argumento falso, cuando es aplicado al asunto del "bautizador cristiano fiel". Este argumento solamente es válido cuando existen "normas" o "reglas" reales, no cuando dichas "normas" o "reglas" son ficticias. Consideremos, cómo se hace el enredo al plantear este argumento.

Se dice que, para ser salvo, Cristo dijo que era necesario ser "bautizados en agua", y se cita Marcos 16:16. Pero, ¿qué pasa con una persona que, habiéndose arrepentido, muere un minuto antes de ser bautizada en agua? En este caso se hace una "excepción a la regla" de Marcos 16:16. Dado que la persona tenía la intención de ser bautizado en agua, pero como no fue posible por haber muerto un minuto antes de hacerlo, aún así será salvo. Tenía la intención de obedecer, pero no pudo. En este caso, se hace una "excepción". Así que, puesto que es una "excepción a la regla", dicha "excepción", precisamente por ser una "excepción a la regla", confirma la regla de que el bautismo en agua es necesario para la salvación. De la misma manera, se dice que, dado que es esencial ser bautizado por un cristiano, y si no hay un cristiano, entonces se hace una "excepción a la regla"; pero si se hace una "excepción a la regla", entonces dicha "excepción" confirma que ser bautizado por un cristiano es una "regla", es esencial, es mandamiento. 

No obstante, el error de este razonamiento, es que ningún texto en el Nuevo Testamento dice que "ser bautizado por un cristiano" es "mandamiento". ¿Cuándo probaron que es una regla, que es esencial ser bautizado por un cristiano? ¡Eso tiene que ser probado! Marcos 16:16 no lo dice. El texto dice, "El que creyere y fuere bautizado..." ¿por un cristiano? ¿dice así el texto? Hechos 2:38, "Arrepentíos, y sean bautizados por nosotros", ¿dice así el texto? Hechos 8:36, "Aquí hay agua, ¿qué impide que yo sea bautizado por ti?" ¿dice así el texto? Hechos 22:16, "Ahora, pues, ¿por qué te detienes? Levántate y sé bautizado por mí", ¿dice así el texto? Romanos 6:3, "¿O no sabéis que todos los que por un cristiano hemos sido bautizados en Cristo Jesús, por un cristiano hemos sido bautizados en su muerte?" ¿Dice así el texto? Gálatas 3:27, "porque todos los que por un cristiano habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos" ¿Dice así el texto? Por tanto, ser bautizado por un "no cristiano", no es ninguna "excepción a la regla", sino algo extraordinario. Cuando los cristianos predican el evangelio, es normal que ellos bauticen. Ordinariamente hablando será un cristiano el que bautice, pero, suceden circunstancias donde no está presente un cristiano fiel, y así, de manera extraordinaria, el pecador obedecerá el evangelio, siendo sumergido en agua por uno que, o no es cristiano, o es un cristiano infiel. Por tanto, este argumento de la excepción se fundamenta en lo que no ha sido probado, es decir, que ser bautizado por un cristiano es mandamiento de Dios. 

CONCLUSIÓN

Esta controversia del "bautizador cristiano fiel" dejará a muchos sin Cristo, habiendo puesto su fe en un mandamiento humano que, ni por los promotores puede ser cumplido. Lamentamos que este landmarkismo esté arrastrando a muchos a la perdición que dicha filosofía representa. No obstante, es importante dejar en claro que, nuestra negativa no está promoviendo que las personas se bauticen a sí mismas, o que los santos inviten a los inconversos, o a los sectarios a bautizar. Tal falsa representación solamente exhibe a quienes no pueden probar su doctrina falsa. ¡Tenga cuidado con el landmarkismo!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Solo la persona de Cristo salva en el bautismo, ¡no la persona del bautizador!

Según la doctrina de la “no suficiencia del plan de salvación” que predican algunos hermanos, es decir, que no es suficiente conque el pecador oiga las enseñanzas básicas del evangelio, que no basta conque crea de todo corazón que es pecador y que solo Jesús puede salvarle, que no basta conque se arrepienta de sus pecados pasados, que no basta conque confiese que Jesucristo es Dios el Hijo y que no basta conque se bautice para perdón de pecados; algunos de ellos enseñan y otros insinúan o aluden que otra persona en el bautismo, además de Cristo, hace que el pecador llegue a ser salvo, esto es, el bautizador cristiano. Sin embargo, ¿esta doctrina del bautizador de ciertas características como una persona que salva es una doctrina fundamentada en las Escrituras apostólicas? ¡En ninguna manera! Y le invito, estimado lector, a que considere los siguientes puntos que demuestran que constituir y añadir al bautizador como una persona salvífica4 o esencial para hacer salvo al pecador en el ba…

¿Enseña el Nuevo Testamento que un no cristiano puede y debe bautizar?

La verdadera controversia tiene que ver con la función del cristiano cuando bautiza. ¿Es parte integral del plan de salvación? ¿Es un agente salvador? ¿Es un elemento que Dios estableció como medio de salvación? Aquí nuestra respuesta.